Relaciones Bilaterales

Comparte
A+ A- Imprimir

A pesar de la distancia geográfica existente entre ambos países, la relación chileno-turca ha sido fructífera e ininterrumpida en el tiempo. Prueba de ello es que Chile fue el primer Estado Latino Americano en reconocer a la República de Turquía mediante la firma del Tratado de Amistad del 30 de enero de 1926.

La primera Legación Diplomática de Chile en Turquía comenzó a funcionar en Estambul el año 1939, trasladándose luego a Ankara en 1941; siendo su Encargado de Negocios don Héctor Briones Luco.

En 1955 se abrió el Consulado General Honorario de Chile en Estambul, que estuvo a cargo del señor Mordo Dinar, hasta su fallecimiento en marzo de 2004.

En la actualidad nuestra Representación Diplomática y Sección Consular se mantienen en Ankara existiendo tres Consulados Honorarios: en Estambul, Izmir y Mersin.

Asimismo, en 2006 se estableció una Agregaduría Militar permanente en la capital turca.

Visitas de Jefes de Estado

En abril de 1995, el entonces Presidente Süleyman Demirel visitó Chile, siendo la única visita de un Jefe de Estado turco a nuestro país hasta el momento. En dicha oportunidad, se firmó un Convenio de Cooperación Cultural y un Memorando de Entendimiento sobre Protección de Inversiones, además de una Declaración Conjunta entre los Presidentes de ambos Estados.

En respuesta a la invitación efectuada por el Presidente Demirel, en octubre de 2004, el Presidente Ricardo Lagos visita oficialmente Turquía, siendo ésta la primera Visita Oficial de un Jefe de Estado chileno.

Igualmente, el año 2012 el Presidente de la República Sebastián Piñera, realizó una Visita Oficial a Turquía en la que suscribió un Acuerdo de Cooperación en Materia Aduanera, se logró un entendimiento con el gobierno turco de explorar un ampliación del TLC hacia el campo de las inversiones y servicios, y sostuvo reuniones con el Presidente Abdullah Gül y el Primer Ministro Recep Tayyip Erdogan.

En general, la relación bilateral ha sido de excelente nivel y basada siempre en el principio de no ingerencia en los asuntos internos de cada país y en principios comunes y universales, como el Estado de Derecho y el respeto a los Derechos Humanos.